Panteón funerario para la familia Soriano Manzanet

 

Esta bóveda ha sido diseñada por los arquitectos Fernando Vegas y Camilla Mileto y construida por Salvador Gomis con la dirección de Salvador Tomás. La bóveda nace como un homenaje tanto a la tradición ceramista de la zona, como a la técnica de la bóveda tabicada, tan arraigada y propia de la historia del Levante, y que el arquitecto valenciano Rafael Guastavino supo difundir entre la generación de arquitectos modernistas, con Gaudí a la cabeza, y exportar a Estados Unidos, donde se convirtió en su principal carta de presentación. El diseño del panteón ha requerido trabajar con programas de ordenador especiales de diseño tridimensional persiguiendo un resultado óptimo a nivel estético y estructural. Todas las curvas presentes en el panteón responden a perfiles de catenaria, unas curvas con una extraordinaria dificultad de expresión matemática y gráfica, que permiten sin embargo optimizar el funcionamiento estructural del conjunto.
Para su construcción se han empleado cerca de 20.000 rasillas cerámicas fabricadas manualmente, previa realización de varias pruebas para determinar el tipo de arcilla, la textura, pruebas de durabilidad y envejecido, y el tamaño y el espesor, estos últimos en función del radio de las curvas del panteón y el peso calculado necesario de las tres capas de cerámica para compensar el efecto de succión del viento. La bóveda, que responde geométricamente a cuatro paraboloides hiperbólicos encadenados entre sí, es muy ligera pero extraordinariamente resistente por sus curvas. Se ha erigido sin necesidad de cimbra, únicamente con la ayuda de unas guías metálicas para no perder la curvatura. El aparejo del ladrillo ha sido estudiado para emplear siempre módulos enteros y evitar tanto recortes, puntas y parches cerámicos, como las denominadas juntas en escopeta. Está construida únicamente con ladrillo, yeso y cemento blanco, sin necesidad de hormigón armado.
El pavimento está formado por unos 50 formatos diferentes de losas de piedra Senia, que conforman un puzle isótropo que se repite en cada uno de los cuatro módulos. Los bancos son bloques monolíticos de piedra Senia que han sido tallados específicamente para incorporar la ventilación de los nichos y las tomas de corriente. Los maceteros son igualmente bloques monolíticos de piedra Senia vaciados en su interior y con un desagüe imperceptible perforado en su base.
El pavimento central está formado por unas baldosas cerámicas que despliegan un juego de curvas y contracurvas que dialoga con la bóveda, baldosas diseñadas y fabricadas para la ocasión por el ceramista Enric Mestre, ceramista que también ha diseñado el monolito y la placa cerámica de la cabecera del panteón. La losa de la cripta, una pieza monolítica de piedra Senia de gran dificultad de extracción y producción por su gran tamaño, pesa aproximadamente una tonelada, pero se desliza sin esfuerzo con extrema suavidad gracias a sus rieles y ruedas adosadas en su intradós, instalados por Unisystem. El interior, que alberga espacio para 24 nichos y 12 columbarios, es un espacio longitudinal de un acabado terso y liso gracias a un revestido con placas de Butech del Grupo Porcelanosa, iluminado con un sencillo LED lineal adosado al techo.

 

Vídeo

 

Año: 2015

Ubicación: Cementerio Municipal (Villarreal, Castellón)

Promotor: Familia Soriano Manzanet

Arquitectos: Fernando Vegas López-Manzanares y Camilla Mileto

Arquitecto técnico: Salvador Tomás Márquez

Colaboradores: M. Soledad García Sáez, Lidia García Soriano y F. Javier Gómez Patrocinio

Ceramista: Enric Mestre

Cálculo estructural: Adolfo Alonso Durà

Iluminación: Elías Hurtado Pérez

Constructor de la bóveda: Salvador Gomis Aviñó

Constructora: Construcciones Angose S.A.

Restaurador: Noema Restauradores S.L.

 

Premios:

2017 A+Awards Special Mention

 

 

 

 

 

 

 

El proyecto en plataformas de arquitectura:

 

 

 

 

 

Volver